Transparentar Nuestro Lado Humano también Hace Bien.

Han sido días difíciles y para todos. Esta pandemia sigue y más activa que el año pasado. Estamos cansados y mucho, y aún cuando ponemos la mejor de las energías y disposición para llevar cada uno de estos días en cuarentena, la carga se siente pesada, las energías también son menos y cuesta más esfuerzo renovarlas. Te pasa a ti también?

Y es que llevamos más de un año en esto y eso no lo podemos olvidar. No es normal el estilo de vida que estamos llevando, encerrados en nuestras casas, teniendo que pedir permiso para salir y solo poder hacerlo 2 veces a la semana y por 2 horas. Los niños y adolescentes estudiando a través de pantallas sin poder compartir con sus amigos, escuchando cada día a más personas contagiadas y a sus familiares angustiados intentando sostenerse y así los más variados ajustes a los que esta pandemia nos continúa desafiando.

Todo este tiempo ha sido estresante, por qué no decirlo, y eso tiene un costo del cual creo es importante ser conscientes para así poder definir cómo seguimos adelante cuidándonos lo más posible, desde nuestra salud física y también desde nuestra salud mental.

Y es que el foco ha estado tan puesto en nuestra salud física y en evitar a toda costa un posible contagio y creo que hoy necesitamos ponerle foco también a cuidar y estar atentos a nuestros niveles de angustia, ansiedad, a cómo estamos durmiendo, a nuestro estado de ánimo y nuestra capacidad de disfrute, a nuestro cansancio, irritabilidad, capacidad de concentración y a tantas señales que nos hablan de nuestra salud mental.

Hoy creo que es importante conectarnos con nuestro lado humano que está cansado y desgastado luego de más de un año sobreviviendo a una pandemia y desde ahí ir mirar aquello que podemos sostener en línea con nuestro bienestar y también ser humildes y reconocer que muchas veces no estamos pudiendo con todo lo que nos exige el día a día en el contexto de pandemia.

Te has dado la posibilidad de decirte aunque sea a ti mism@ qué te está sobrepasando?? Qué se te está haciendo cuesta arriba y a ratos te supera??

Hoy me gustaría hablar de la importancia de mirar esa parte que es tan nuestra también y que de alguna forma responde a la sobrecarga a la que hemos estado enfrentados este último año. Porque si bien podemos sacar fuerzas, adaptarnos o por lo menos intentar hacerlo con el mejor ánimo y disposición, también es cierto que cuando el estrés se sostiene en el tiempo es doblemente difícil mantener el buen ánimo, las energías y la buena disposición.

Y es que como seres humanos nos cansamos y eso también es natural y esperable que ocurra y desde ahí es que creo tan importante acercarnos con amabilidad a esa parte nuestra que está agotada, superada y/o agobiada y transparentar nuestras posibilidades dentro de este contexto.

Con esto quiero decir, poder abrir conversaciones en donde podamos mirar lo que sí estamos pudiendo hacer y pedir ayuda con aquellas cosas que no alcanzamos a cubrir. Me refiero a mirar de cerca nuestras exigencias, revisar esa lista de cosas por hacer y desde la mayor conexión con nosotros mismos continuar con aquellas que podemos sostener y soltar, por lo menos por un rato, aquellas que nos sobrecargan más de la cuenta.

Hoy necesitamos cuidarnos de forma integral, poniendo al mismo nivel nuestra salud física y mental, y cuidar a los que nos rodean de la misma forma.

Necesitamos apoyarnos y ayudarnos entre todos y para eso es esencial sacarnos la capa de superhéroes y trasparentar cómo estamos, mirarnos e identificar lo que sí estamos pudiendo y también lo que no, para así abrirnos a la posibilidad de pedir ayuda a quien nos la pueda dar.

No tenemos porqué poder con todo y menos en un contexto como este y transparentar nuestro lado humano y pedir las ayudas que nos permitan continuar lo más saludable posible también es sano y nos hace bien.

Esta pandemia la superaremos entre todos y con la ayuda de todos y para eso necesitamos conectarnos con nuestra realidad y necesidades para así abrirnos a la posibilidad de pedir ayuda.

About Author

Related posts

Hermoso tu parto

“Hermoso tu parto” dijo el médico cuando nació Samuel, estábamos todos muy felices con la llegada de nuestro segundo hijo, y nadie, ni siquiera el neonatólogo, había notado que traía un secreto: tenía Síndrome de Down. Después de cuatro horas nos notificaron sobre su condición y lo primero que...

Read More

Give a comment